MI CAPACIDAD LABORAL

El trabajo genera autoestima en la persona y no es distinto cuando hablamos con personas con discapacidad o con una condición de vida. Es el trabajo el que ocupa un lugar primordial en la vida de todas las personas, porque es a través del trabajo como las personas se pueden realizar y sentirse plenos. Una persona que no tiene trabajo, difícilmente va a tener un sentido de vida, y se habla mucho de la dignificación de la persona a través del trabajo.

La dignificación de la persona, es cuando hablamos de la inclusión laboral y cuando hablamos de personas con discapacidad, con síndrome de down, o con alguna condición de vida, las clasificamos como grupos vulnerables, porque a veces no tienen un salario igual al de cualquier persona. Debemos ver el respeto de la dignidad competitiva e identificar para que es bueno, independientemente de su condición de vida. En nuestro país se ve mucho a la inclusión laboral desde la perspectiva de la responsabilidad social.


En México, se ha ido haciendo una cultura más grande de la discapacidad y de la inclusión, porque hoy por hoy ya hay escuelas y empresas que cuentan con programas o incluyen a personas con alguna discapacidad o condición de vida.



Las empresas están abriendo sus puertas a las personas con discapacidad pero lo más importante que deben saber es que una persona con discapacidad no necesita un trato especial, necesita ser aceptada y ser considerada como cualquier otra persona; tener las mismas prestaciones, los mismos salarios, que los traten con la mayor amabilidad posible, que se les tengan consideraciones en lo que no pueden hacer, pero en lo que si están realmente capacitados, competir como cualquier persona y trabajar en equipo para cambiar ese paradigma. Todos tienen límitantes y fortalezas, entonces; porque no enfocarnos en las fortalezas.

Hay una nueva corriente en el tema de inclusión escolar, que aunque estamos hablando de la inclusión laboral, tiene mucho que ver porque es un tema generacional. Los papás de los niños en preparatoria , te agradecían por la oportunidad de que los hijos entraran a la escuela. Hoy los papás de secundaria y primaria te dicen, “no me estás haciendo ningún favor, aportamos muchísimo las dos partes al clima escolar y ya no es un favor, es un ganar – ganar”. Entre las generaciones de kínder es un tema de “es mi derecho y es tu obligación”, ya no estamos hablando de muchas gracias por hacerme el favor, por aceptarme a mi hija, mi hijo, sino que ya es un tema de derechos.

Actualmente en las empresas, empezamos a ver cada vez más un interés por el respeto a la persona, por la dignificación de la persona, y por respetar la dignidad competitiva, ya que deberán abrirse a que la discapacidad no necesita de tantas cosas especiales como piensan, sino que le den oportunidad a las personas que tienen alguna discapacidad en competir en lo que son buenas, simplemente abrirse a darles la oportunidad de demostrar lo que saben hacer bien.

Todos al final del día tenemos capacidades diferentes, y si bien tenemos que clasificar a las personas con discapacidad, cuando hablamos de competir en equidad de circunstancias o en equidad de condiciones hablemos sobre aquello para lo que somos buenos; enfoquémonos en las fortalezas, en las competencias, en las habilidades, en los intereses, en las preferencias, para que cumplan con lo que tengan que hacer de acuerdo a los indicadores de trabajo. Una persona con discapacidad en cualquier programa de inclusión escolar o de inclusión laboral, aporta al clima laboral tanta capacidad, que nos olvidamos de su discapacidad.

El valor de la inclusión tiene 3 componentes, el respeto, la comprensión y la empatía.
El valor se da en cualquier entorno laboral, en cualquier sociedad, en cualquier contexto, en cualquier entorno. Da muchos beneficios pero hay un paradigma o un prejuicio muy fuerte respecto a cómo tratar a una persona con discapacidad. Las personas con discapacidad quieren que las traten siempre como a una persona normal; habrá cosas que no van a poder hacer nunca asi que ellos tienen que enfocarse en lo todas las cosas que si pueden hacer y lo van a poder hacer muy bien.

“Trátenme normal, cuando yo necesite ayuda yo te la voy a pedir”.

Maite ibarra García y Gerardo Gaya

#lohasmexico

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo